webmail usuarios registrados

Asia encabeza la producción científica en Ciencia de los Materiales


Warning: Creating default object from empty value in /var/www/vhosts/lared.as/subdomains/sap/httpdocs/articulos_ficha.php on line 124

[ « ] Volver

2011 / 07 / 01

Asia encabeza la producción científica en Ciencia de los Materiales, de acuerdo a un estudio realizad por la agencia de noticias Thomson Reuters.

Campos de investigación con rápido crecimiento tienen el potencial de trasformar las manufacturas y la innovación del siglo XXI

Según un reciente estudio llevado a cabo por la agencia Thomson Reuters, el volumen de artículos de investigación publicado en el campo de la ciencia de los materiales está actualmente impulsado por Asia y en particular por China, quien ha adelantado a los EEUU y Japón para llegar a ser, de forma individual, el mayor productor del mundo.

El estudio, Global Research Reprot: Materials Science and Technology (Investigación Golobal: Ciencia de los Materiales y Tecnología), ha usado datos de de Web of Knowledge (telaraña del conocimiento) de Thomson Reuters, para examinar los países, institutos de investigación y universidades más productivos e influyentes del mundo, en los temas de ciencia y tecnología de los materiales, un área crucial de investigación para muchas economías debido a su potencial contribución a los procesos de fabricación y de obtención de productos innovadores.

Los hallazgos muestran que una gran parte del espectacular crecimiento de en el terreno de la ciencia de los materiales de Asia proviene de China, donde se produjeron más de 55.000 artículos a lo largo de cinco años después de que se produjeran menos de 50 artículos en 1981. En comparación, los EEUU, produjo 38.189 durante el mismo periodo, no obstante desde el principio de los años mil novecientos ochenta la aportación relativa de este descendió a casi la mitad. Un declive similar se ver reflejado en la Unión Europea.

“A pesar de que la producción por parte de los EEUU ha disminuido, sus artículos sobre ciencia de los materiales son aun citados con el doble de frecuencia en promedio que los de China, un indicador razonable de su influencia y significado”, dice Jonathan Adams, director de evaluación de investigación de Thomas Reutrers. “Pero a medida que la experiencia genera maestría entre los miles de los nuevos investigadores en ciencia de los materiales en Asia, la distancia entre Asia, de un lado, y Europa y América del Norte, del otro, empieza a acortarse”. En este aspecto es necesario aclarar que el número de citas constituye un parámetro de medida que va atrasado con respecto al número de artículos publicados, dado que por su naturaleza, solo se pueden citar artículos anteriores a los artículos que se publican en este momento. Este indicador refleja en parte el número relativo de artículos que se producían hace unos años, lo que puede explicar en cierta medida la discrepancia.

En término del número de artículos producidos y del número de citas, instituciones asiáticas en China, Japón, Singapur y Corea del Sur predominan sobre las de los otros países.

En tanto que los frentes de investigación representan las áreas de calidad en investigación de ciencia de los materiales, el estudio también analiza tres temas especiales que han visto recientemente un crecimiento explosivo en el volumen de producción: grafeno, marcos organo-metálicos ( metal-organic frameworks) y andamios electro-hilados nanofibrosos ( electrospun nanofibrous scaffolds). El uso y desarrollo de estos materiales ofrecen un potencial revolucionario en electrónica, almacenado de energía e ingeniería biomédica.

Noticias como estas nos recuerdan una vieja película de Woody Allen en la que se recuerda cómo los tiburones, por la naturaleza de su fisionomía, si dejan de avanzar en el agua, no pueden respirar y se mueren. En la película se hace uso de este símil para hacer un paralelismo, banal si se quiere, con las relaciones de pareja, que según el propio Allen si no avanzan también se mueren. Quizás el paralelismo que se puede establecer con este fenómeno es el de las civilizaciones para las cuales el primer signo de declive es la desidia por el progreso. Si las cosas no cambian, el futuro tiene los ojos rasgados y nos ofrece a los occidentales largas añoranzas de un pasado glorioso que tomará tintes de carácter cada vez más mítico según avanza el tiempo.